CÓMO TRANSFORMAR UNA BUFANDA EN UN CUELLO DE LANA

Este truco es tan increíblemente sencillo, que no te llevará más de cinco y minutos. ¡Y lo mejor de todo es que no necesitas coser!



Lo primero que tenemos que hacer es doblar la bufanda de modo que podamos juntar sus dos extremos. Las bufandas de lana, normalmente tienen unas tiras de lana en los extremos, si la bufanda que quieres transformar no las tiene, mala suerte, porque entonces no se puede aplicar este truco.

Vamos paso a paso:

  1. Unimos los dos extremos formando un círculo, haciendo coincidir los extremos.
  2. Si la bufanda tiene revés, le daremos la vuelta, ya que es por este lado por el que vamos a trabajar.
  3. Unimos los trozos de lana de cada extremo mediante nudos apretados.
  4. Cortamos los trozos de lana que sobran y ya tenemos nuestro cuello.




Búscame en las redes sociales:
O encuéntrame en mi web:

CÓMO PINTAR UNA CAMISETA



Este es el resultado final! Pero antes os voy a ir diciendo el paso a paso para conseguirlo.

1. Una camiseta básica de rayas negra y blanca. Partimos de esta base, para conseguir algo diferente y personalizado.


2. Elegimos el motivo que queremos pintar, en este caso un corazón. Elegimos bien el sitio en el que lo vamos a colocar. La camiseta tenía un bolsillo "inútil", y me pareció que ese sitio era el mejor en este caso, porque es justo donde tenemos el corazón.

3. Antes de empezar a pintar, tenemos que poner una tablilla o un plástico debajo de la tela para que la pintura no traspase a la espalda. Elegimos un pincel adecuado y empezamos a pintar. Si no tienes mucha seguridad dibujando, es mejor que hagas un boceto del dibujo a lápiz blando en la tela, o te hagas una plantilla.


4. Ahora sólo tenemos que finalizar el dibujo y dejar secar para que se fije en la tela.



 Búscame en las redes sociales:
O encuéntrame en mi web:

¿POR QUÉ LAS MUJERES HAN SIDO BORRADAS DE LA HISTORIA?

"Me atrevería a aventurar que Anónimo, que tantos poemas escribió sin firmarlos, era a menudo una mujer. "Virginia Woolf


Woolf tiene razón, han estado ahí. Y hasta épocas recientes, a las mujeres no se les permitía en general firmar trabajos artísticos ni cobrar por ellos, y siempre han trabajado en la sombra para que otros se llevaran el reconocimiento. Otras firmaban con seudónimos masculinos o con iniciales para que no rechazaran sus trabajos sólo por ser mujeres. Estamos aquí, pero se nos invisibiliza sistemáticamente: la realidad patriarcal no es real.
He buscado algunos datos interesantes en la red, una pequeña muestra oculta que no sólo no se estudia en ninguna clase, sino que además no se aprende a no ser que investigues el papel de las mujeres en la historia.
A todo esto le tenemos que sumar, todas las infinitas dificultades que tenían y seguimos teniendo, para acceder a la educación. En algunos casos, incluso tenían prohibido acceder a algunas disciplinas, y la mayoría sólo podían aspirar a dedicarse al ámbito doméstico.
La primera computadora que se construyó en 1946 se llamaba ENIAC y fue programada por un grupo de 6 mujeres matemáticas, que además crearon el “software”, pero todo eso ha quedado en la oscuridad.
Mientras todo el mundo sabe quién es Mozart y su música, prácticamente nadie sabe que tenía una hermana llamada Nannerl y que destacó igual que él como niña prodigio, pero mientras a él le prepararon para el triunfo, a ella le pusieron todo tipo de frenos y terminó en un psiquiátrico.
Y sólo por poner un ejemplo más, la Generación del 27, no estaba formada sólo por hombres. Las “Simsombrero” convivieron y crearon con ellos en igualdad, pero nunca obtuvieron el mismo reconocimiento.

Ya es hora.
Búscame en las redes sociales:
O encuéntrame en mi web: